Josh Rowe: Soy una serie líder

 | 
yli es mi historia

Primero me interes√© en los programas yli como resultado de las frustraciones que experiment√© en s√©ptimo grado. Mi peque√Īa escuela rural implement√≥ nuevas reglas que restringen el andar en bicicleta en el campus, un problema trivial en retrospectiva, pero que impact√≥ a muchos de los otros estudiantes de 19 en mi clase. Aunque no estaba contento con las nuevas regulaciones, mi descontento se debi√≥ principalmente a la falta total de participaci√≥n de los j√≥venes en una decisi√≥n que nos impact√≥. Mi des√°nimo termin√≥ cuando mi buena amiga Ruby me cont√≥ con entusiasmo sobre su participaci√≥n en un programa dirigido por Yli llamado Comisi√≥n de Juventud del Condado de Marin (MCYC), una cohorte de j√≥venes nombrados por el gobierno del condado para abogar por los intereses de los constituyentes juveniles. Inmediatamente me atrajo la oportunidad de ponerme al mismo nivel que los l√≠deres adultos de mi comunidad, y comienzo mi primer trimestre durante mi octavo a√Īo. 

Comenc√© mi mandato como comisionado de la juventud haciendo un juramento de proteger y defender la Constituci√≥n. Mientras permanec√≠a junto a mis nuevos colegas y afirmaba mi lealtad a mi estado y pa√≠s, me volv√≠ plenamente consciente de la gravedad de la situaci√≥n; nunca antes hab√≠a hecho un compromiso serio como este. Despu√©s de la ceremonia de juramentaci√≥n, los comisionados que regresaron conversaron sobre sus proyectos anteriores, como hacer un documental sobre las inequidades educativas que exist√≠an en Mar√≠n. Esto solo me reforz√≥ lo nuevo e importante que iba a ser este rol. Definitivamente fui uno de los comisionados m√°s j√≥venes y me tom√≥ un tiempo encontrar mi voz. 

Aunque permanec√≠ reservado durante mis primeros dos a√Īos en la Comisi√≥n, finalmente gan√© la confianza para expresar mi car√°cter y sentimientos durante una gran campa√Īa para reformar el sistema de justicia penal juvenil del condado de Marin. yli hab√≠a reunido a MCYC con una coalici√≥n de organizaciones comunitarias, las comunidades que se movilizan por el cambio en el tema del alcohol, para investigar y abordar el problema del consumo de sustancias entre los j√≥venes. Nuestra investigaci√≥n revel√≥ que la respuesta del condado al consumo de alcohol entre los j√≥venes no solo fue ineficaz, con altas tasas de reincidencia, sino que carg√≥ a los j√≥venes con antecedentes penales que podr√≠an seguirlos a lo largo de sus vidas. Tambi√©n se enteraron de que afectaba de manera desproporcionada a los j√≥venes de color de bajos ingresos que no pod√≠an pagar un costoso asesoramiento legal.

Estaba preocupado por hablar, pero el tema era tan importante que me sent√≠ obligado a correr el riesgo de ser m√°s visible. Era la primera vez que me presentaban una situaci√≥n en la que pod√≠a verme. 

Para todos estaba claro que castigar a alguien que est√° experimentando abuso de sustancias una y otra vez no resolver√° el problema. Afortunadamente, uno de nuestros socios de la coalici√≥n, el Tribunal Juvenil del Condado de Marin de YMCA, tuvo una soluci√≥n: en lugar de canalizar a los ni√Īos al sistema de libertad condicional, recomendaron un proceso de justicia restaurativa mediante el cual los encuestados se enfrentar√≠an a un jurado de sus pares. Reconociendo el importante papel de la familia en el tratamiento del uso de sustancias en los j√≥venes, los padres de los encuestados se incluir√≠an en el plan restaurativo. La Corte tambi√©n hizo un esfuerzo por conectar a los j√≥venes a los que sirvi√≥ con recursos adicionales, como asesoramiento. Los ingresos de una familia no afectar√≠an el resultado, y los j√≥venes no estar√≠an limitados por antecedentes penales. Por supuesto, ampliar el alcance del Tribunal de Menores no resolver√≠a todos los problemas, pero abord√≥ muchas de las desigualdades. 

Luego vino la parte dif√≠cil: convencer a los miembros poderosos de nuestra comunidad, funcionarios electos y l√≠deres gubernamentales, de que esta era una buena soluci√≥n. Pasamos meses refinando nuestro curso de acci√≥n exacto para que todos estuvi√©ramos en la misma p√°gina cuando present√°ramos a nuestras redes. Nuestra meticulosa preparaci√≥n fue seguida por reuniones con la Junta de Supervisores del Condado de Marin, el Oficial de Salud P√ļblica del Condado y las fuerzas del orden, entre otros poderosos socios comunitarios. Me sorprendi√≥ gratamente lo receptivos que eran los funcionarios del gobierno a las ideas de los electores que ni siquiera ten√≠an la edad suficiente para votar, y fue estimulante trabajar con las personas a cargo para hacer una diferencia. 

Despu√©s de casi un a√Īo de sesiones de trabajo a altas horas de la noche y reuniones estresantes de cabildeo, finalmente declaramos ante la Junta de Supervisores, que aprob√≥ nuestra pol√≠tica por unanimidad (¬°Lee sobre esto aqu√≠!). Me sent√≠ muy honrado de haber tenido la oportunidad de trabajar junto a los adultos para influir en el cambio, y me hizo darme cuenta de lo cr√≠tica que es la voz de los j√≥venes. Ten√≠amos un sistema profundamente injusto que estaba impactando a los j√≥venes, uno que, una vez revelado, todos estuvieron de acuerdo en que era injusto, pero no hab√≠a forma de llamar la atenci√≥n de la Junta de Supervisores sobre el tema hasta que MCYC lo plante√≥. Hay muchos problemas que solo afectan a los j√≥venes, por lo que somos los √ļnicos que podemos compartir perspectivas significativas. En este caso, nuestra soluci√≥n fue simple. Youth Corp ya ten√≠a un gran programa en marcha. La conexi√≥n solo necesitaba hacerse. 

Despu√©s de esta gran victoria, segu√≠ en el Subcomit√© de Alcohol, Tabaco y Otras Drogas de MCYC. Nos centramos en el uso de cigarrillos electr√≥nicos y redactamos un p√≥ster informativo que compartimos con las organizaciones asociadas. Se sinti√≥ como un proyecto menor en relaci√≥n con nuestra reciente victoria, pero no habr√≠a sido exitoso si no hubi√©ramos construido la red a trav√©s de nuestra √ļltima campa√Īa. Una vez m√°s, subray√≥ el valor del liderazgo juvenil: aunque no somos cient√≠ficos, pudimos desarrollar un p√≥ster que atraer√≠a a nuestros compa√Īeros. 

En mi segundo a√Īo, el director ejecutivo de yli se acerc√≥ con una oferta para unirse a la junta directiva de yli. Me sorprendi√≥. Hasta ese momento, hab√≠a imaginado a los miembros de la junta como personas ancianas, poderosas y ricas. Ni siquiera sab√≠a que las organizaciones sin fines de lucro ten√≠an tableros. Pero mientras le√≠a la invitaci√≥n, se me ocurri√≥ que los puestos en la junta de j√≥venes, especialmente en una organizaci√≥n como yli, ten√≠an mucho sentido: nos interesa la voz de los j√≥venes, por lo que deber√≠amos tener a los j√≥venes representados a nivel ejecutivo. No hace falta decir que estaba feliz de aceptar otra oportunidad m√°s para tener una voz. 

Como miembro de la junta de yli, mi responsabilidad más importante es revisar y aprobar el presupuesto anual de la organización. Siento una obligación especial de asegurar que nuestro plan fiscal se alinee con los intereses de la juventud. Otra gran decisión que enfrenté como miembro de la junta fue la adquisición de la organización de medios juveniles, Youthwire. Estaba realmente entusiasmado con esta fusión y fui un firme defensor de ella. En mi opinión, existía una necesidad real de aumentar la visibilidad de las cosas maravillosas que los jóvenes yli están haciendo en sus comunidades. Creo que compartir mi perspectiva reforzó los votos a favor de la adquisición.

Ahora que dar a conocer nuestro trabajo es una prioridad, no puedo esperar a ver ad√≥nde nos lleva. Los videos, las publicaciones, son muy importantes porque as√≠ es como el mundo se enterar√° de los problemas que afectan a los j√≥venes. S√© que la gente est√° preocupada por el estado de la educaci√≥n, por ejemplo, pero para llegar a soluciones reales, necesitan escuchar a las personas m√°s afectadas, y si los j√≥venes pueden presentar sus casos de una manera que anime a las personas a apoyarlos. , podemos movilizar a m√°s personas para que nos ayuden. 

Uno de los impactos m√°s importantes que yli ha tenido en mi vida es averiguar mi direcci√≥n. Estoy fascinado con el gobierno y las ciencias pol√≠ticas, en eso quiero especializarme. He tomado clases de verano sobre derecho constitucional y ahora estoy pensando en la facultad de derecho para poder seguir defendiendo a los dem√°s. Me he vuelto m√°s seguro porque s√© que mi perspectiva es v√°lida e importante, y he tenido el privilegio de tener la oportunidad de compartirla en un foro que ser√° escuchado por otros j√≥venes y por el gobierno. Estoy ansioso por seguir usando mi posici√≥n de liderazgo para ayudar a otros j√≥venes a tener estas oportunidades para que se puedan compartir m√°s perspectivas, para que se puedan traer m√°s problemas a la mesa. 

Para m√≠, el liderazgo juvenil se trata de organizar e inspirar a otros. No tengo que ser la persona m√°s ruidosa en la sala para ser un l√≠der efectivo. Lo que m√°s importa es poner las voces de los dem√°s en primer plano, ganar su respeto y alentarlos a compartir sus voces para que podamos enriquecer a nuestras comunidades juntas.